• Redacción

Los "caza tesoros" destrozaron un parque en Potrero Grande buscando caletas de CHUPETA

Que paradoja, en el sector más pobre de Cali se hallarían ricos tesoros dejados por el narcotraficante Juan Carlos Ramirez Abadia, Alias Chupeta.


Desde el 16 de mayo hasta el 22 maquinaria de remoción de tierra trabajó silenciosa y de manera secreta en la excavación de un terreno público en el Barrio Potrero Grande, en lo que la gente cree era en  la búsqueda de un tesoro.

El mismo rumor nos llegó hasta la sala de redacción del Diario La Razón y decidimos desplazarnos hasta el sector para corroborar la versión. Ya en el sitio pudimos ver los inmensos cráteres abiertos por los "caza tesoros" con retroexcavadoras y bulldozers. Huecos de 3 metros de profundidad y de 5 metros de diámetro dan la idea de lo que estaban buscando en el parque de está situado detrás de la sede de la Junta de Acción Comunal. Se ven zanjas de 1 metro de diámetro por 2 metros de profundidad, parecen trincheras de guerra, en esa labor destrozaron el cableado eléctrico del parque dejándolo totalmente en oscuras.

¿Por qué buscan oro?

Exactamente en ese parque se encontraba la casa principal de la finca que pertenecía a Juan Carlos Ramirez Abadia, alias Chupeta, experto en construir caletas de dólares y oro. La leyenda dice que en ese lugar que era custodiado por testaferros del famoso narcotraficante se construyó una gran caleta con dinero u oro en lingotes.

Leyenda o no, lo cierto del caso es que la avaricia llevó a que la casa perteneciente al mafioso, fuera destruida por desconocidos que buscaban el tesoro, pero al parecer no encontraron nada. En un lote adyacente al Centro de Salud de Potrero Grande, la gente asegura hace varios años se encontraron mas de 100 lingotes de oro luego de excavar un extenso terreno.

Lo cierto del caso es que el pasado 16 de mayo, hombres que dijeron pertenecer a una empresa de construcción colocaron polisombras, cercaron la zona y desde la 1 de la madrugada hasta las 4 am comenzaron labores de excavación.

Cuando la comunidad les preguntaba porque no había aviso de lo que estaban haciendo, señalaban que era de la secretaría del deporte que iba a construir un polideportivo.

Así continuaron por 7 días más y luego de marcharon como si nada, dejando las montañas de tierra y los huecos que constituyen un grave peligro para los niños y las dudas de lo que estaban buscando.

El espacio donde funcionaba la casa del mafioso, lo taladraron totalmente abriendo un boquete impresionante, lo cual demuestra que no era ningún polideportivo lo que se pretendía hacer, sino que se estaba buscando el tesoro que se dice existe en el sector.

De todos estos trabajos debe existir constancia en la policía del sector, pues eran ellos quienes prestaban vigilancia para que nadie se acercara.

Las dudas que surgen de todo esto son las siguientes: ¿Porqué trabajaron en horas de la madrugada exclusivamente? ¿Por qué destrozaron la mayor parte del parque? ¿Por qué la policía prestó vigilancia a los trabajadores? ¿Porqué las autoridades permitieron que un particular llegara a excavar sin ningún permiso? ¿Porqué si se trata de un polideportivo no socializaron la obra? La gente cree que los individuos encontraron el tesoro y de inmediato se fueron.






0 vistas

Suscribase a La Razón de Cali

  • White Facebook Icon