• Redacción

“La propuesta del alcalde de rumbas en la calle, solo contribuye al desorden social.”

El fin semana anterior hubo mil cuatrocientas llamadas  por celebración de fiestas, fueron intervenidas 270 e impuestos 250 comparendos por valor aproximado de $600 millones, igualmente se presentaron 17 homicidios.  

E

l concejal independiente de Cali, Roberto Ortiz Urueña, expresó su desacuerdo y preocupación en relación con la propuesta del alcalde, Jorge Iván Ospina, de darle cabida y rienda suelta a la rumba en Cali haciendo caso omiso a las consecuencias vistas y sentidas ya en el tiempo de  vigencia de la pandemia y dejó la constancia expresa ante la presidenta del Concejo.

En su lógica y sesuda intervención destacó el incremento de casos de violencia y con datos entregados por el comandante de la Policía Metropolitana, el general Manuel Vásquez, dejó en claro lo siguiente: el fin de semana hubo 1.400 llamadas en relación con celebración de fiestas, fueron intervenidas 270, extendidos 640 comparendos que equivalen más o menos a $600.000.00. Pero el problema va mucho más allá si el alcalde, como lo expresó, legaliza las verbenas populares además de apertura de grilles y viejotecas que “aumentará la pandemia en Santiago de Cali cuyo pico más alto llegará a mediados o final de julio y en consecuencia la propuesta del alcalde Ospina no contribuye en nada a ese aislamiento, lo único que la ciencia médica y las políticas públicas han recomendado para controlar la pandemia”.

El concejal Ortiz, mostró toda la preocupación por las medidas y dijo que la propuesta del médico alcalde “no es para nada una contribución al aislamiento y confinamiento social, únicos mecanismos que la ciencia y las políticas públicas han recomendado como el camino eficaz para controlar la pandemia”. El edil aseguró de manera tajante en el recinto del Cabildo que la propuesta de Ospina es por el contrario la contribución oficia al desorden social y estímulo al consumo  de licor y la fiesta desenfrenada equivalente a más violencia haciendo esta paradoja, "si en sano juicio no hay buen comportamiento social, borracho menos lo habrá".

Se mostró preocupado por aumento de la violencia intrafamiliar, las peleas callejeras  pero sobretodo los homicidios que, de viernes a lunes se dispararon: fueron diecisiete en total. Ortiz hizo invitación formal al alcalde a estudiar medidas económicas para aliviar la  crisis de los empresarios de la noche  a través de un auxilio para sus familias y dejó clara constancia que es deber moral y político de la corporación estudiar, y mediante acuerdo municipal, otorgar la rebaja del Impuesto Predial y suprimir al menos por tiempo suficiente el cobro de Industria y Comercio otorgando además  tarifas de servicios públicos no comerciales durante dos años a esos como una  contribución al despegue de nuevo de esta economía que junto a la gastronomía, y el turismo representan un poco más del 30% de la actividad productiva de Cali”. Dijo finalmente que esas gentes siguen esperando auxilios de la Alcaldía para superar la crisis.



0 vistas

Suscribase a La Razón de Cali

  • White Facebook Icon