• Redacción

Expendedores le suministraban droga a niños con Síndrome de Down


Con el perverso propósito de inducirlos al consumo de drogas, una banda de microtráfico le suministraba drogas a personas con Síndrome de Dow, reveló la policía al dar a conocer el operativo en el cual fue desmantelada una peligrosa organización delincuencial


La Policía Nacional en coordinación con la Fiscalía y en el marco de la continuidad a una ofensiva en contra del microtráfico, adelantó 37 allanamientos con el fin de dar captura a no menos de 50 delincuentes pertenecientes diferentes organizaciones dedicadas al tráfico de sustancias las comunas 3, 7, 11, 15 de la ciudad de Cali.


Algunas de estas estructuras desarticuladas utilizaban la capital del valle como centro de acopio de estupefacientes intentando ingresar en un solo recorrido hasta una tonelada estupefaciente para abastecer expendios en la ciudad y enviar droga a través de correos humanos a otros países de Suramérica.


Su actuar criminal se desarrollaba en entornos escolares, recreo-deportivos y vías públicas. En diferentes oportunidades, era común observar la comercialización de sustancias en presencia de menores de edad, quienes se encuentran en medio de las transacciones ilegales que se realizan en el sector.


Llama la atención como las organizaciones vienen generando una inducción al consumo de sustancias en niños, niñas y adolescentes, convirtiéndose en una alerta de cara a la reactivación de los colegios en la ciudad, dada la influencia de estas organizaciones en los alrededores de instituciones educativas.


También vienen captando a personas en condición especial, una muestra de estas prácticas criminales se observa en la forma como a una persona con síndrome de Down le suministraban dosis para su consumo.

Los delincuentes utilizaban la infraestructura de los diferentes sectores para esconder las sustancias principalmente en canecas de basura, alcantarillas, rocas y árboles; sin embargo, ellos se movilizaban con dosis mínimas, con el fin de evadir una posible captura por parte de las patrullas del sector.


Las ganancias criminales de estas organizaciones estarían alrededor de los 300 millones de pesos mensuales, teniendo en cuenta la distribución de más de 160 mil dosis de diferentes tipos de estupefacientes en este mismo periodo.


Estas estructuras han vinculado a varios integrantes de un mismo núcleo familiar, es el caso de una mujer quien delinquía con su compañero sentimental y un sobrino, de igual forma otros de los capturados también tendrían vínculos familiares.


Una de las mujeres capturadas quien tenía prisión domiciliaria, continuaba delinquiendo desde su propia vivienda la cual había acondicionado para el acopio y expendio de sustancias.



Dada la ubicación de algunos de los inmuebles utilizados para el expendio, cuando los hoy capturados observaban la presencia de las autoridades los “campaneros”, emitían una alerta y lograban esconder las sustancias y huir de lugar dispersándose de forma rápida sobre el margen del rio Cauca.


Las personas hoy capturadas, se consolidan como recurrentes infractores al código nacional de convivencia, agrupando en total 155 comparendos por comportamientos contrarios, principalmente por el consumo de sustancias estupefacientes en vía pública, riñas, porte de armas cortopunzantes e incumplimiento a una orden de policía.


Los capturados serán puestos a disposición por los delitos de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes, en su carrera criminal ya acumulaban más de 51 procesos por delitos como secuestro, hurto calificado, lesiones personales porte ilegal de armas, fuga de presos y los mismos que hoy se les imputan.


Por otra parte dentro de las actuaciones policiales de las patrullas a estas personas, en diferentes procedimientos, ya se les habían solicitado antecedentes en más de 1.500 oportunidades; sin embargo para estas fechas no contaban con órdenes de captura vigentes.

25 vistas

Suscribase a La Razón de Cali

  • White Facebook Icon