• Redacción

¿Están desviando la investigación? ¿Habían políticos detrás de la orgía descubierta en el norte?

Actualizado: may 15


El martes en la noche la ciudad de Sodoma y Gomorra fue sorprendida por el aquelarre sexual en el cual 20 hombres realizaban una fiesta sexual conocida como Swinger, en la cual se dan todos contra todos. Lo sorprendente del caso fue la espectacularidad del operativo realizado por el propio alcalde y la exposición ante los medios de comunicación de los participantes a la reunión porque ese tipo de encuentros se realizan a diario y en todos los estratos sociales. En las élites, las rumbas son más estrambóticas, los hombres se visten de voluptuosas mujeres, con vestidos de lentejuelas y tacones de punta. Al lado de las piscinas como en la época romana beben champagne y jovencitos acarician las calvas o cabelleras canosas de los "emperadorcitos". A esas fiestas nadie les cae, sencillamente porque sus promotores son poderosos políticos conocidos como la Jaula de las locas. Con sus voces aflautadas, gritan de alegría en las rumbas pero nadie les molesta. En el caso del martes, no se sabe si fue una trampa para lograr falsos positivos o una irrupción inesperada de las autoridades, gracias a la valiosa información ciudadana. Los cierto del caso es que el organizador a quien identificaremos como doble A, es un activista de la comunidad LGTBI y fue candidato al concejo logrando una votación de 1213 sufragios. En las fotos salía con un espectacular girasol y un sombrero vueltiao, prometía la inclusión, el respeto a la diversidad y una lucha frontal junto a su candidato alcalde contra la corrupción. El día del operativo se vieron cosas llamativas, el alcalde Jorge Iván Ospina, en declaraciones para la televisión dijo que era una fiesta con sexo,drogas y alcohol y que eso no sería malo sino fuera por la pandemia. Durante el tiempo que el alcalde se despachó en declaraciones para la prensa, el organizador aprovechó para saltar por los patios y huír y así evitó el fusilamiento de los medios de comunicación convocados por el alcalde, pero afuera quedó el carro como adorno en las tomas de TV. Doble A, está en problemas, por un lado con las 20 personas a las cuales convocó cobrandoles a 10 mil la boleta porque más de uno fue identificado en sus casas como los degenerados de la fiesta infernal del Paso del Comercio y por el otro porque la policía dijo que sería judicializado por violación de normas sanitarias, lo cual no creemos porque si ello llegara a ocurrir, muchas cosas salpicarían a reconocidos políticos y funcionarios de Cali. El encuentro sexual, según la convocatoria, en ningún momento tenía la intención de contagiarse de Covid19 sino de desahogar los instintos sexuales, como lo hacen algunos de los altos dignatarios del Estado sin que nadie les viole su intimidad. Denuncia penal Las organizaciones defensoras de la población LGTBI estudiarán la posibilidad de entablar una denuncia penal contra los autores del allanamiento a la fiesta por violación al derecho a la intimidad pues fueron expuestos al escarnio público y ahora los vecinos del Paso del Comercio cuando pasan por el andén de la casa allanada, escupen, se echan la bendición y piden que sus moradores sean expulsados del barrio. Igualmente abogados administrativistas preparan el arsenal jurídico para reclamar una jugosa indemnización por violentar a un grupo minoritario de la población y por graves fallas en el procedimiento. Esos errores se presentaron por el excesivo afán del alcalde Ospina de mostrar resultados en el control de la Pandemia y por mojar televisión en Caracol y RCN. Doble A, está furioso con el mandatario local.


Espere para mañana: ¿Están culpando a unos venezolanos de la rumba? ¿Era doble A quien salió corriendo sin ropa por las calles del paso del comercio? ¿El operativo policial, fue un asunto de celos? Esta historia continuará
9,770 vistas

Suscribase a La Razón de Cali

  • White Facebook Icon