• Redacción

En el Distrito no quieren saber nada del Dr Covid ... Pagan justos por pecadores


Si el alcalde Jorge Iván Ospina, fuera un poco agradecido debía condecorar a la emisora Tropicana que dirige Jhon Alex Sánchez y al gran ejército de voluntarios que día a día corriendo peligros de contagio del Covid19 se van por los remotos pasajes del suburbio de Cali a hacer lo que Ospina no hace, llevar ayuda alimentaria a los pobres.

Ya han perdido la cuenta de los mercados que han repartido, pero son más de 50 mil los entregados, sin un solo centavo de ayuda del gobierno caleño. Es la solidaridad caleña que prefiere entregarle los mercados a Tropicana que llevarlos a la alcaldía pues allá no se sabe cómo los reparten y a quien.

El trabajo de Jhon Alex es extenuante porque reciben a diario decenas y decenas de mensajes por correo electrónico de gente desesperada y emboscada por el hambre. Con un trapito rojo en las ventanas o puertas el pueblo llama la atención para que alguien le ayude, pero el estado indolente no se da por enterado pues su preocupación es comprar sin licitaciones al primer postor, facturar con sobrecostos, sacar el CVY y luego repartir la ayuda a su clientela política.

Esa indignación que crece en el Distrito, donde la gente sabe que los están robando, pues los mercados y las ayudas no son gratis, ni de la voluntad del gobernante sino de un presupuesto público, le cobró factura a Jhon Alex y su equipo de voluntarios.

El fin de semana fueron al barrio Alirio Mora Beltrán a llevar 150 mercados, la gente molesta creyendo que eran de la alcaldía los insultaron pues creían que esa ayuda alimentaria la enviaba Ospina. Superado el malentendido, la entrega se hizo pero les llegó la amenaza de que las pandillas del sector se harían presentes para sabotear el acto, pues alguien les dijo que iría el alcalde. La policía les recomendó que dejaran así y mejor suspendieran la entrega de mercados.

Los bloqueos

La indisciplina social que se vive en el Distrito de Aguablanca, no es más que una rebeldía de la gente frente al manejo errático de la alcaldía a la pandemia del Covid19. Cuando se inició la cuarentena la presencia oficial se enmarcó en una madrugada de Ospina a entregar 10 mercados en la invasión Haití y nada más. Delegó en unos funcionarios que no fueron capaces de cubrir las comunas. Luego se arropó en la comunidad, pero la demora burocrática en la entrega de los mercados hizo que creciera el descontento y se generó la anarquía. a los pobres líderes comunales por poco les incendian sus viviendas, pues creían que tenían "almacenados los gigantescos mercados". La gente no cree en Pandemia y sabe que la ayuda alimentaria de la alcaldía, es un bocadito que calma el hambre durante 3 días. Por eso, los ladrones salen, roban, regresan al territorio a beber, a celebrar y a la rumba, al principio estuvieron confinados pues creían que se trataba de unas vacaciones.

En La Razón lo advertimos no servirán las cuarentenas obligatorias, ni los toques de queda, ni la ley seca, porque la gente no respeta a la autoridad en cabeza del alcalde a quién le dicen el "doctor Covid". En cada declaración por las redes sociales los líderes del distrito le recuerdan que allá fue donde lo eligieron, porque él les llevó el discurso que Uribe se iba a tomar a Cali, pero ahora creen que les hubiera ido mejor con otro alcalde. 

208 vistas

Suscribase a La Razón de Cali

  • White Facebook Icon